Huella Ambiental

Es una medida multi-criterio del comportamiento ambiental que permite definir, evaluar y comparar el desempeño ambiental de la organización, considerando la suma de todas las entradas de materia y energía, y de las salidas de residuos y emisiones. Su objetivo es reducir el impacto ambiental derivado de las actividades de dicha organización, teniendo en cuenta también la cadena de suministro.

Presenta una visión global del impacto de la organización sobre el medio ambiente. Su cálculo constituye el primer paso para el desarrollo de mejoras concretas en la estrategia de sostenibilidad y medidas de eficiencia

operativa, pues permite a las empresas medir su impacto ambiental, identificar objetivos para reducirlo, y mejorar la gestión ambiental de la organización. Permite además mejorar la rentabilidad del negocio reduciendo costos en toda la cadena de valor y optimizar la cadena de suministro en términos de sostenibilidad; comunicar de manera eficaz y transparente su desempeño ambiental, lo cual a su vez le permitirá mejorar su imagen e incrementar su valor de marca. Es aplicable a cualquier empresa, institución, ONGs, etc.

Cálculo de la Huella Ambiental

La Huella Ambiental de la Organización puede calcularse a través de una herramienta denominada unidades medioambientales (UMAS) basada en la metodología de análisis del ciclo de vida y siguiendo las etapas marcadas en las normas internacionales de la serie ISO 14040. Esta metodología cuantifica las distintas huellas que la componen, incluyendo la huella de carbono (conforme a la ISO 14067 o ISO 14064), la huella hídrica (conforme a la ISO 14046) y la huella de residuos. Incluye además las huellas de consumo de recursos, de biodiversidad, y otros indicadores.

Su cálculo comienza con la caracterización del aspecto ambiental cuantificado de acuerdo a determinadas categorías de impacto (consumo de recursos energéticos, hídricos y otros; generación de residuos; afectación a la flora y fauna, entre otros). El aspecto ambiental caracterizado se normaliza a través de su comparativa con un valor de referencia definido, traduciéndose así los impactos ambientales a un valor adimensional (UMAS) con independencia de su naturaleza. Al resultado en UMAS se le aplica un factor de valoración con el que se determina el peso o importancia social que tiene cada categoría de impacto en cada momento, resultando el impacto generado por cada categoría de impacto. Una vez agregadas las categorías de impacto en sus correspondientes sub-huellas y la suma de todas ellas da como resultado la huella ambiental de la compañía.

Existen varias metodologías, herramientas y técnicas para el análisis ambiental en el ámbito de la empresa. Para el análisis de la huella ambiental de organizaciones existen tres documentos principales:

  1. La Guía de la huella ambiental de organizaciones (Guía de la HAO) presentada como recomendación de la Comisión Europea 2013/179/UE del 9 de abril de 2013 sobre “el uso de métodos comunes para medir y comunicar el comportamiento ambiental de los productos y las organizaciones a lo largo de su ciclo de vida”.
  2. La norma ISO/TS 14072:2014 Environmental management – Life cycle asessment – Requirements and guidelines for Organizational Life Cycle Asessment (en castellano, Gestión ambiental - Análisis del ciclo de vida - Requisitos y directrices para el Análisis del ciclo de vida de organizaciones), que sienta las bases para la correcta interpretación y aplicación de las normas de ACV (ISO 14040 e ISO 14044) anivel organizacional.
  3. Y, en línea con la ISO, la Life Cycle Initiative de PNUMA y SETAC publicó en 2015 la Guidance on Organizational Life Cycle Assessment (en castellano, Guía sobre el Análisis del ciclo de vida de organizaciones).

La Guía de la HAO de la Unión Europea busca incrementar la reproducibilidad y comparabilidad; armonizando la metodología para que pueda aplicarse consistentemente. Se propone además reducir el costo para las empresas e incrementar la aplicabilidad para Pymes, así como permitirle a las empresas una comunicación creíble con los consumidores, que reduzca la confusión y la desconfianza.

Se basa en muchos de los conceptos y el marco metodológico del ACV, aunque no se alinea al cien por cien con la ISO 14040 de ACV de productos y la ISO 14072 de ACV de organizaciones.

Huella de Carbono

Se refiere a la totalidad de gases de efecto invernadero (GEI) emitidos por efecto directo o indirecto de un individuo, organización, evento o producto/servicio, expresados en toneladas de CO2 equivalente, debido principalmente al consumo de combustibles fósiles (consumo energético,

transporte de mercancías, viajes en avión, etc.). Mide la contribución de cada una de estas actividades al Cambio Climático. Su cálculo se realiza conforme a la ISO 14067 o ISO 14064.

Huella Hídrica

Cuantifica el volumen total de agua consumida y/o contaminada por unidad de tiempo que se usa para producir un bien o un servicio, que consume un individuo, una comunidad o una empresa. Su cálculo se realiza conforme a la ISO 14046.

Huella de residuos

Cuantifica la cantidad total de residuos generados para producir un producto o servicio, tomando en consideración la valorización de los residuos, reciclajes, etc.

¡Estoy interesado!

soy ...

Empresa
Institución
Corporación
ONG
OBC
Proyecto social
Estudiante
Universidad
Científico