ODS

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas fueron aprobados en septiembre de 2015 por más de 190 países, como una nueva Agenda de Desarrollo Sostenible a nivel mundial, basada en los logros de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Se trata de 17 Objetivos que incluyen 169 metas, las cuales abarcan un amplio abanico de factores, tanto de interés público como privado. Se trata de una Agenda inclusiva para ser adoptada por todos los países, que llama a la acción para movilizar los recursos y los esfuerzos necesarios enfocados en objetivos y metas comunes. Los grandes retos globales abordados en esta Agenda nos afectan a todos y las soluciones sostenibles frente a estos desafíos solo podrán ser posibles mediante la colaboración y la unión de fuerza, requiriéndose el compromiso y la colaboración entre los gobiernos, las empresas y la sociedad civil. Además de erradicar la pobreza abordando sus causas fundamentales, entre las prioridades de la Agenda 2030 se incluyen nuevas esferas de acción como el cambio climático, el consumo sostenible, la innovación, la desigualdad económica, la paz y la justicia. Todos los ODS están interrelacionados entre sí, de forma tal que para lograr el éxito de cada uno se requerirán factores vinculados con otros objetivos.

Las empresas y los ODS

En la actualidad el sector privado es cada vez más consciente de que sus negocios solo pueden desarrollarse si las condiciones ambientales y sociales son las adecuadas, y que para disfrutar de un clima empresarial positivo se necesitan sociedades estables y prósperas.

Los ODS constituyen una guía para que las empresas puedan gestionar los riesgos sociales, económicos y ambientales, mejorar su competitividad y su posicionamiento estratégico en el mercado e incrementar su reputación corporativa.

Alinear sus estrategias de negocio al logro de los ODS le permitirá capitalizar una serie de beneficios, incluyendo identificar nuevas oportunidades de negocio, desarrollar y/o asimilar nuevas tecnologías, implementar soluciones novedosas enfocadas en el desarrollo sostenible, y ampliar su cartera de productos y servicios.

Las empresas pueden ser parte de la solución ante los desafíos globales, gestionando adecuadamente su impacto ambiental y el de sus cadenas de suministro. Pueden además mejorar sus resultados económicos en el medio y largo plazo incorporando la sostenibilidad en sus estrategias de negocios.

Los ODS frente al Cambio Climático

El cambio climático es un reto global que afecta a todos los países en todos los continentes; produciendo un impacto negativo en sus economías y en la vida de las personas y de las comunidades. Es además un multiplicador de muchas otras amenazas; afectando de manera desproporcionada a los más pobres y vulnerables. Para enfrentarlo es necesaria que la comunidad internacional trabaje de forma coordinada para que todos los países puedan avanzar hacia una economía baja en carbono.

Los ODS reconocen que el modelo actual de desarrollo es insostenible para el medio ambiente y que es necesario luchar contra el cambio climático (especialmente contra las acciones humanas que contribuyen al calentamiento global) y a minimizar su impacto en la vida de las personas. Específicamente el Objetivo 13 introduce el cambio climático como un factor primordial en las políticas, estrategias y planes de los países, las empresas y la sociedad civil.

Insta a los estados a contribuir económicamente para lograr los objetivos de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y promueve la cooperación internacional para garantizar que los países en desarrollo puedan mejorar su capacidad de gestión del cambio climático.

El sector privado juega un importante papel en el logro de este objetivo, al poder establecer estrategias para reducir y compensar su impacto ambiental, favoreciendo el consumo de energías renovables en detrimento de las fósiles, invirtiendo en innovación para desarrollar y/o asimilar tecnologías limpias, producir bienes y servicios más sostenibles, y trabajar coordinadamente con la comunidad internacional para contribuir al cumplimiento de los compromisos mundiales en materia de cambio climático.

Además del ODS 13, el tema ambiental se encuentra también de forma transversal en la mayoría de los otros Objetivos, incluyendo metas ambientales como parte de la mayor parte de ellos; fundamentalmente en los siguientes:

  • ODS 6: Agua limpia y saneamiento

    Garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos. Este objetivo aborda también la calidad y sostenibilidad de los recursos hídricos que son esenciales para la supervivencia de las personas y del planeta, y tienen un peso importante en el progreso de otras áreas como la salud, la educación y la disminución de la pobreza.

  • ODS 7: Energía asequible y no contaminante

    Garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna para todos. Este objetivo es imprescindible para el cumplimiento de otros objetivos, como la erradicación de la pobreza, la salud, la educación, el abastecimiento de agua, la industrialización y la mitigación del cambio climático.

  • ODS 11: Ciudades y comunidades sostenibles

    Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles. Las ciudades pueden constituir incubadoras de innovación y crecimiento, así como motores de desarrollo sostenible.

  • ODS 12: Producción y consumo responsables

    Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles. Para el crecimiento sostenible es imprescindible minimizar el consumo de los recursos naturales y de materiales tóxicos utilizados, y disminuir la generación de desechos y contaminantes en todo el proceso de producción y consumo

  • ODS 14: Vida submarina

    Conservar y utilizar en forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible. Los océanos proveen alimentos, medios de vida y beneficios a numerosos sectores, y ayudan a regular el ecosistema global al absorber calor y CO2 de la atmósfera.

  • ODS 15: Vida de Ecosistemas terrestres

    Gestionar sosteniblemente los bosques, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras y detener la pérdida de biodiversidad. Los ecosistemas terrestres son vitales para proveer los alimentos, materiales y productos de los que depende nuestra subsistencia y la calidad de vida de las comunidades.

ODS a los cuales contribuimos

Aunque el objetivo principal en el cual nos enfocamos es en el ODS 13, y en los otros seis objetivos relacionados directamente con el cambio climático (ODS 6, ODS 7, ODS 11, ODS 12, ODS 14 y ODS 15); a través de la Plataforma contribuimos también con otros importantes objetivos, enfocados en mejorar la calidad de vida de las comunidades y en construir las alianzas necesarias para alcanzar las metas propuestas. Estos objetivos son:

  • ODS 1. Poner fin a la pobreza en todas sus formas

    Este objetivo no tiene sólo que ver con incrementar los ingresos, es un compromiso también para eliminar la malnutrición, proveer acceso a recursos, abolir cualquier tipo de discriminación y mejorar las condiciones de vida de las personas, las familias y las comunidades.

  • ODS 2. Hambre Cero

    Poner fin al Hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible. Este objetivo implica asegurar que todas las personas tengan suficiente alimento de buena calidad para llevar una vida saludable.

  • ODS 8. Trabajo decente y crecimiento económico

    Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos. Para conseguir este objetivo es necesario que tanto el sector público como el privado contribuyan a la creación de un entorno propicio para un crecimiento económico sostenible, que proporcione oportunidades de empleo y mejore las condiciones de vida de la población.

  • ODS 9. Industria, innovación e infraestructura

    Construir infraestructuras resilentes, promover la industrialización inclusiva y sostenible y fomentar la innovación. Será necesario el desarrollo y la asimilación de tecnologías limpias que permitan la transformación productiva hacia una economía baja en carbono; así como la inversión sostenida en la construcción de infraestructura eficiente y resistente.

  • ODS 17. Alianzas para lograr los objetivos

    Fortalecer los medios de ejecución y revitalizar la alianza mundial para el desarrollo sostenible. Alcanzar las metas de los ODS requerirá de alianzas internacionales fortalecidas que incluyan a los Gobiernos, la sociedad civil, el sector privado, el sistema de las Naciones Unidas y otros actores, que llamen a la acción y movilicen todos los recursos disponibles hacia estos objetivos comunes.

Construyendo Alianzas

El valor de la colaboración se incluye de manera explícita en el diseño de los ODS, específicamente en el ODS 17 en el cual se esbozan diversas metas, incluyendo alianzas empresariales (sectoriales e intersectoriales) y asociaciones de múltiples partes interesadas, donde los gobiernos, el sector privado y las organizaciones de la sociedad civil pueden unir sus fuerzas para hacer frente a desafíos complejos.

Los ODS pueden ayudar a reunir a diferentes socios en torno a objetivos y prioridades compartidas. La construcción de alianzas eficaces de desarrollo sostenible requiere un alto grado de compromiso por parte de los diferentes actores. Los socios deben establecer objetivos comunes, aportar sus respectivas competencias básicas, concentrarse en los impactos e identificar los recursos necesarios, definir canales de comunicación fluida y establecer un marco de seguimiento efectivo.

Es necesario construir nuevos espacios de interacción que permitan establecer un modelo de colaboración en el cual el sector público, el sector privado y el sector social colaboren para encontrar soluciones innovadoras a las necesidades sociales y a los retos ambientales, y que permitan crear valor compartido.

Estas nuevas alianzas permitirán desarrollar iniciativas conjuntas de mayor impacto, para las cuales se sumen los recursos, las competencias y los esfuerzos de forma coordinada, lo cual permitirá mejorar la calidad de la intervención social y lograr cambios locales y globales sostenibles. A través de estas alianzas es posible ejecutar proyectos que no podrían llevarse a cabo por separado con el mismo nivel de eficiencia, generando valor social en los lugares geográficos donde operan las empresas. Estas iniciativas le permitirán además a las empresas generar valor para sus diferentes grupos de interés y dar respuesta a la creciente exigencia de promover un papel activo en la sociedad.